UCN en toma. ¿Cómo llegamos aquí?

Leyendo las versiones de la FEUCN y de Rectoría, cada parte trata a la otra de intransigente. Rectoría parece sospechar (ésta es mi lectura) que FEUCN buscaba pretextos para irse a toma de modo de apoyar la agenda de las movilizaciones nacionales; más aún, acusa al cuerpo estudiantil de no cumplir su palabra en relación a los acuerdos de procedimiento firmados la semana pasada. Ésa es una acusación fuerte.

FEUCN, en tanto, explica el deterioro de relaciones (ésta es mi lectura) debido a una diferencia de interpretación entre lo que constituía “corto plazo” y “largo plazo” y qué se haría en cada una de esas etapas.

El movimiento estudiantil en la UCN

Me considero una persona empática con las demandas estudiantiles. Hace menos de una década (aunque, wow, cómo pasa el tiempo…) era aún parte de quienes movilizaban a la comunidad a reflexionar y actuar en relación a los problemas de la educación en Chile. En 1998, en la Universidad de Concepción fui parte del grupo que gestó aparentemente la primera (¿única?) toma de la Facultad de Ciencias, apoyando lo que me pareció que era una inteligente estrategia de presión sobre un gobierno universitario que sostenía lamentables situaciones de desigualdad entre carreras y que no se abría a dialogar sobre varias demandas muy justas.

La nueva biblioteca

En mi universidad acaban de inaugurar el nuevo edificio de biblioteca. Se siente bien disponer de un recurso así. El antiguo inmueble, con su añejo sistema de préstamo por mesón, se hacía asfixiante después de haber visto los desarrollos en materia de bibliotecas en Europa y en otras ciudades de Chile. Aún ahora los horarios de atención se me hacen demasiado limitados porque me cuesta evitar el referente de otras universidades donde hay salas de estudio que quedan abiertas las 24 horas, y de zonas de préstamo de libros que atienden hasta las 8, 9 o más tarde. Pero son detalles menores; creo que el uso logrará que se vayan corrigiendo con el tiempo.