¿La gran farsa lunar?

¿Es mentira que seres humanos pisaron la Luna en 1969? Una teoría de conspiración difundida a través de algunos documentales y libros así lo plantea. Al rastrear su origen unos pocos nombres aparecen como autores, Bill Kaysing y Bart Sibrel quizás siendo los más importantes.

La teoría no es nueva. Resucita cada 5 o 10 años, el tiempo necesario para que la gente olvide que ya fue discutida, analizada, despedazada y sepultada por carecer de toda base científica. Lamentablemente, constituye un excelente negocio pues siempre hay mercado para libros sobre temas que “la ciencia oficial se rehúsa a aceptar”. Lo que esa industria no agrega es que esos temas no son aceptados porque no se apoyan en evidencia sólida a favor o, más grave, porque hay abundancia de evidencia sólida en contra, como es el caso de esta teoría de conspiración. Kaysing y Sibrel son excelentes ilusionistas. Montan un show que confunde, que presenta algunos hechos intrigantes y sientan así las bases para una entretenida ficción. Hablan sobre anomalías en las fotografías y videos tomados en la Luna; detectan aparentes contradicciones en las declaraciones de algunos astronautas y astrónomos; publican “material exclusivo” que delata el supuesto fraude… Y sin embargo, para cualquier persona medianamente estudiosa de las condiciones físicas en el espacio toda la evidencia no hace sino apoyar precisamente lo que ellos intentan refutar, pues las mentadas anomalías no son más que los fenómenos que esperamos que tengan lugar en condiciones distintas a las de la Tierra.

Para muestra un botón: Kaysing y Sibrel plantean que varias fotos han de ser falsas porque en la Luna, al no haber aire, la luz no se dispersaría y entonces las sombras serían perfectamente negras, lo cual no es lo que vemos en las imágenes publicadas por NASA. La realidad es otra. El suelo lunar (de un material que en la Tierra no existe) tiene una propiedad llamada backscatter, que refleja la luz de vuelta hacia su origen. Si apunto con una linterna al suelo lunar, la luz rebotará hacia mi linterna. El Sol es una gran linterna, de modo que la luz rebota de vuelta hacia él, produciendo que algunas zonas que hubieran quedado en sombra ahora estén parcialmente iluminadas. ¡Esto es una buena evidencia de que la foto fue tomada fuera de la Tierra!

La ignorancia sobre estos temas es comprensible. Resulta frustrante, sin embargo, que tras informar a los documentalistas sobre estos fenómenos, y explicarles el error en algunos de sus razonamientos, como varios astrónomos y astrónomas han hecho en el pasado, transcurra un par de años y vuelvan a la carga exactamente con los mismos argumentos. Muchas personas en ciencia simplemente se aburren de esto y les dejan hacer. Creo, por otra parte, que la curiosidad que estos temas generan pueden ser provechosamente explotadas para enseñar conceptos astronómicos que de otro modo serían objeto de una discusión muy árida.

Pero hay más, y un poco más feo. Santiago Camacho, un periodista español, publicó hace algunos años un libro en que reunió los planteamientos de Kaysing y Sibrel, pero agregó un logro propio: una astrónoma de Greenwich daba la razón a esta teoría, tras haber hecho un análisis de las fotografías lunares. Al buscar en Internet es posible hallar muchas referencias que afirman lo mismo. El 2003 hice lo obvio, que fue escribirle a la astrónoma para entender su conclusión. La sorprendente respuesta fue que, aunque ella existe y trabaja en Greenwich, no es astrónoma sino museóloga, a cargo de una colección de instrumentos usados en navegación. En su momento trató de quejarse pero no supo cómo hacerlo de modo efectivo, de modo que la cita proliferó gracias a “periodistas inescrupulosos que no se toman la molestia de verificar sus fuentes” (sus palabras). Santiago Camacho jamás habló con ella. Yo era una de las escasísimas personas que le habían escrito para saber si de verdad había dicho lo que se le atribuía.

La discusión de estos temas es importante porque cultivar la credulidad acrítica del público tiene el efecto de prepararlo para aceptar dócilmente muchas otras cosas que pueden tener un impacto directo en su calidad de vida, desde las razones para escoger al gobierno de turno hasta aquellas por las cuales preferir determinado producto. La ciencia no es sólo relevante porque nos devela aspectos desconocidos de la naturaleza de la cual somos parte, sino porque nos enseña a pensar sobre el mundo de manera crítica y ordenada, no aceptando sin pruebas aquello que nos dicen y no cayendo víctimas de ilusionistas que no quieren entretenernos sino embaucarnos.

Artículo originalmente publicado en “La Alternativa”, en base a una charla dictada en mayo de 2007.

1 Reply on “¿La gran farsa lunar?

  1. Hola Eduardo! Tu post está lleno de verdades. Algunas personas les da por inventar “teorías” para ganar mucho dinero: las falsas profecías mayas (pues los mayas jamás las escribieron pero se las adjudican a ellos); Nibiru; Hercóbulus; el fraude lunar; el 11-s; etc. el chiste es ganar dinero con mentiras que la gente se cree y algunos hasta forman sectas.

    Quiero aprovechar tu espacio para hacerte una pregunta y ver si puedes contestarme. Mira, yo soy de México y hace unos días vi la foto que un astrónomo aficionado de Australia le tomó a Júpiter con una mancha o cicatriz cerca del polo Sur debido al impacto de un asteroide o cometa. Pero en esa foto Júpiter se “veía” al revés de como estamos acostumbrados. Yo se que los nombres de norte y sur, arriba y abajo son convencionales, pero ¿por qué Júpiter se veía “al revés” en esa foto?

    No sé como explicar mi pregunta. Hace mucho tiempo leí en un libro de astronomía que las fases de la luna se veían invertidas en el hemisferio sur de la Tierra con respecto al hemisferio norte ¿es cierto? (pregunta 1)

    La pregunta dos sería ¿lo mismo pasa con los planetas? ¿ellos también se ven invertidos? ¿es por eso que en esa foto de Júpiter tomada desde Australia se veía el polo Sur de ese planeta “hacia arriba” de la imagen o es que la imprieron “al revés” o la “tomaron mal”? Aquí está la imagen: http://news.nationalgeographic.com/news/2009/07/090721-jupiter-impact-spot.html

    Espero que no te moleste que haga estas preguntas que no tienen relación con el tema pero mucho te agradeceré tus respuestas.

    Antonio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.*